miércoles, julio 21, 2010

CÓMO REINVENTAR UNA STARTUP: ASÍ NACIÓ MUSICADS

Cuando se nos ocurrió la idea de lanzar un karaoke online allá por 2005, no existía en el mundo ningún servicio de este tipo. Por tanto, no teníamos referencias a las que mirar, y debíamos inventarnos un producto, un mercado, y un modelo de negocio para hacerlo rentable.

Ante la falta de referentes, optamos por el modelo que parecía más lógico en aquel momento: nuestro negocio online debería vivir fundamentalmente de la publicidad, ya que en aquel momento la publicidad online manejaba buenos precios por impacto, y además estaba creciendo con gran fuerza. Si alcanzábamos una audiencia relevante, el proyecto sería rentable a medio plazo.

Teníamos en mente también otros potenciales modelos de negocio para Red Karaoke, pero estos llegarían mucho después: primero había que desarrollar un producto lo más atractivo posible, y cubrir cuanto antes los mercados potenciales más importantes para evitar la entrada de potenciales competidores. Si conseguíamos captar antes que los demás a nuestro público objetivo, luego sería más fácil buscar esas líneas de negocio aparte de la propia publicidad online. Esperábamos que la publicidad nos permitiera alcanzar el equilibrio financiero, y ya con esa tranquilidad poder acometer otras líneas de negocio.

Nos pusimos a ello, y así lanzamos primero en España, y después de conseguir financiación a través de un fondo de capital riesgo, Red Karaoke USA, Japón y hasta Chile.

Por desgracia, a medio camino llegó la crisis, y con ella una terrible bajada de los precios medios de publicidad, y la tendencia a concentrar la inversión publicitaria en los soportes más grandes. Los soportes de publicidad online de tamaño pequeño o medio empezamos a sufrir enormemente, y nuestras estimaciones de ingresos quedaron muy lejos de cumplirse. Además, como expliqué en un artículo anterior, nos dimos cuenta de que, debido al producto que manejábamos, ser líderes mundiales de audiencia en el mercado del karaoke online no nos iba a traer ingresos relevantes por publicidad.

Por tanto, tocaba reinventarse, cambiar el modelo de negocio y buscar nuevas vías de ingresos.

No es una tarea fácil, como bien saben los medios online. Antes de darnos cuenta de que la publicidad no era una salida, intentamos trabajar con distintas redes publicitarias y plantearnos diversos acuerdos. Todo sin éxito.

Sin embargo, yo sigo creyendo que la publicidad online puede ser un buen negocio, y que teníamos potencial para generar importantes ingresos por esa vía, al menos en España. Fuera es mucho más difícil, pero aquí tenemos más tráfico, contactos, conocimiento del mercado... Y me gustara o no, necesitaba aumentar ingresos por esa vía mientras trabajábamos en nuevas líneas de negocio.

UNA COMIDA, EL ORIGEN DE MUSICADS
En ese momento coincidió que empezamos a organizar, gracias a Angel María, una serie de comidas mensuales con otros emprendedores del sector de la música online, entre los que se encontraban los fundadores y máximos responsables de Rockola, Nvivo y MySofa. En esas comidas compartíamos ideas, consejos y también problemas. Y descubrimos que todos teníamos el mismo hándicap: un tráfico interesante en España, pero irrelevente ante los clientes y centrales. Conseguíamos algunas buenas campañas sueltas con clientes específicos, pero las grandes redes publicitarias no nos comercializaban de forma adecuada y conseguían unos ingresos muy pequeños para nuestro potencial.

La solución nos la dio Evaristo Babé, entonces CEO de MySofa y hoy flamante co-fundador de un proyecto con gran futuro, SinDelantal: debíamos unir fuerzas y crear nuestra propia red publicitaria. Dicho y hecho; buscamos una marca, contratamos entre todos a una directora comercial, y lanzamos el sitio web. MusicAds, la red de publicidad online especializada en sitios de música, era una realidad que se puso en marcha en noviembre de 2009.

La idea era sencilla de definir: convertirnos en el IndieClick español y liderar el mercado publicitario online en la categoría de música, juntando bajo el paraguas de MusicAds a los mayores sitios de música de España.

Pero otra cosa era ejecutarla: crear y lanzar un negocio totalmente nuevo, e intentar meter la cabeza en un sector tan saturado como las redes de publicidad online no es tarea fácil. Nos faltaban conocimientos y contactos. Y, en cierto modo, para los soportes fundadores del proyecto y sus responsables, esto significaba desenfocarse de su negocio principal. En ese momento todos estábamos buscando nuevas vías de ingresos y no había apenas tiempo para dedicarle a MusicAds.

Aunque pronto empezaron a entrar campañas, y la recepción por parte de clientes y agencias fue excepcional, la falta de recursos nos obligó a tomar decisiones: necesitábamos dotar a MusicAds de estructura propia y poner al frente a un único responsable que tirara del carro. Finalmente, los distintos soportes se fueron descolgando como socios (aunque siguen como soportes), y acordamos que MusicAds se quedara al 100% en manos de Planeta Red S.L., la empresa propietaria de Red Karaoke. Por tanto, la directora comercial de MusicAds se integraría en nuestra estructura, utilizaría los recursos de la empresa, y yo sería el máximo responsable del proyecto.

Desde entonces, varios nuevos soportes se han incorporado a MusicAds: los sitios web de Universal Music en España, Atrápalo y Grooveshark, entre otros. También hemos cerrado algunos acuerdos con las principales agencias de medios, y los datos del panel de audiencias de Nielsen Netview nos han otorgado en junio más de 3.100.000 usuarios únicos en España, que nos consolidan como líderes de audiencia en la categoría de música.

Y lo mejor: las campañas van entrando y los clientes y agencias comienzan a ver los resultados y a confiar en nosotros. MusicAds se ha posicionado en el segmento alto de la publicidad en la Red, algo así como una boutique publicitaria, donde los clientes pueden desarrollar campañas especiales y diferentes, cosas a medida. No aceptamos campañas de pago por clic ni de resultados, nuestro foco está en las campañas de branding relacionadas con la música, y ese es nuestro punto diferencial. Preferimos tener pocas campañas, pero que éstas generen buenos resultados a nuestros clientes y que los soportes reciban a cambio unos ingresos razonables.

Aún así nos queda mucho, muchísimo por hacer. Pero creemos que, gracias a MusicAds, tanto Red Karaoke como otros soportes de música online están en el buen camino para conseguir unos ingresos razonables gracias a la publicidad online.

Por desgracia para Red Karaoke, eso no será suficiente y siguen siendo necesarias nuevas vías de ingresos. Pero de eso hablaré en mi próximo post. :)

lunes, julio 05, 2010

CUANDO SER LÍDER MUNDIAL NO ES SUFICIENTE

Cuando la gente me pregunta por Red Karaoke y le digo que tenemos 2 millones de usuarios mensuales y que somos líderes mundiales de karaoke online, me encuentro con dos reacciones: una de incredulidad, y la otra de admiración mezclada con envidia. Unos no se creen los datos, y los otros en cambio se los creen pero piensan que nos debemos estar forrando con los ingresos que puede generar semejante volumen de audiencia.

Lo triste del asunto es que, siendo ciertos los datos de audiencia, los ingresos por contra están muy lejos de reflejar ese liderazgo mundial. En nuestro caso, ser líderes no es suficiente para ser rentables.

Incluyo aquí, para los más escépticos, un par de capturas de pantalla con datos de Google Trends en la que comparamos Red Karaoke España y Red Karaoke USA (un dominio .es y un dominio .com) con nuestros principales competidores a nivel mundial, incluyendo el karaoke de MySpace:





Como se puede apreciar en las gráficas, nuestros dos sites (en azul y rojo) superan cómodamente, y en solitario, a todos nuestros competidores. Si sumásemos el tráfico de nuestros dos dominios, entonces la diferencia sería mucho mayor, ya que se trata de audiencias no duplicadas en su mayor parte. Pero volvamos a la rentabilidad...


Lo bueno y lo malo de ser globales
Un proyecto como Red Karaoke tiene dos caras, una positiva y otra negativa, en relación a su universalidad.

Por un lado, es fácil de internacionalizar y tiene un potencial de crecimiento global, ya que la música y el servicio en sí son de interés en todos los países del mundo, y una vez desarrollada la tecnología y conseguidos los derechos, solo tienes que localizar el producto y lanzar en cada mercado. Algo que resulta costoso, pero que con la inversión suficiente es fácil de llevar a cabo. Es la parte positiva del proyecto: tiene un enorme potencial internacional.

Pero precisamente ese potencial internacional es parte de nuestro problema, la otra cara de la moneda: tenemos dos millones de usuarios únicos mensuales, pero repartidos por todo el mundo. En nuestro site para EEUU y en la versión para España entran usuarios de todo el mundo, normalmente los más aficionados a cantar. ¿Cuál es el resultado? Que tenemos dos millones de usuarios globables, pero somos irrelevantes si se nos analiza país a país (quizá quitando España, donde somos algo más grandes) porque nuestro tráfico está tremendamente repartido.

Esta irrelevancia local nos impide tener reconocimiento de marca en los distintos mercados. Vamos, que los clientes y agencias no nos conocen porque somos muy pequeños en sus países, y la publicidad se gestiona siempre país a país. Así que apenas ingresamos nada por publicidad. Obviamente hemos intentado recurrir a Adsense y a redes publicitarias globales, pero en ambos casos los ingresos son ínfimos, ridículamente pequeños.

Seguramente habrá quien piense que tener un tráfico relativamente pequeño en cada país no debería ser un problema para la generación de ingresos, ya que somos líderes en nuestro nicho de mercado, y normalmente en los nichos suele haber bastante dinero. Los líderes locales en motor, viajes o salud generan enormes ingresos por publicidad. Por desgracia, no es nuestro caso. :(

El problema es que el nuestro es un nicho donde hay poco dinero, porque no hay anunciantes directos ni productos a la venta que interesen a la mayoría de nuestros usuarios. No hay marcas de coches ni se venden viajes o productos de salud: solo se pueden vender de forma directa cosas relacionadas con la música (más específicamente con cantar), y la música como todos sabemos cada vez se vende menos. Ni siquiera las discográficas invierten publicidad en la Red para promocionar sus artistas. Tampoco tiene sentido que vendamos entradas para conciertos, porque de nuevo se trata de un negocio muy local, y la dispersión geográfica de nuestra audiencia nos impide recurrir a esa vía de ingresos.

Así que al menos en nuestro caso, ser líderes mundiales no es suficiente para generar negocio y ser rentables si se quiere vivir de la publicidad. Ése, sin duda, ha sido uno de los mayores errores que he cometido en esta aventura.

En una próxima entrega contaré cómo, llegados a esta conclusión, nos hemos tenido que reinventar para buscar otras líneas de ingresos y cómo lo hemos hecho.

jueves, julio 01, 2010

CUANDO DAVID VENCIÓ A GOLIATH: ASÍ LE GANAMOS UNA BATALLA LEGAL A MYSPACE

Cuando los emprendedores comentamos en público lo difícil que es montar un proyecto desde cero y la cantidad de problemas a los que te tienes que enfrentar, nunca lo contamos todo. Muchas veces debemos guardar silencio por motivos estratégicos, por confidencialidad con partners, inversores o clientes, por motivos legales o por otras razones. Normalmente es algo que no me cuesta hacer porque va con el trabajo, pero en el caso que nos ocupa llevo más de un año mordiéndome la lengua, y hoy por fin lo puedo hacer público. :)

Por fin puedo contar cómo Red Karaoke le ganó una batalla legal a MySpace. Por fin puedo contar cómo el sentido común y la justicia se impusieron ante el matonismo legal de un gigante de la Red venido a menos, ante el intento de desestabilizar a un competidor con la única base de un batallón de abogados y mucho dinero en los bolsillos.

Hasta podríamos decir que le he ganado una partida a Rupert Murdoch. No habrá muchos que puedan decir lo mismo, jejejeje...

Todo empezó hace ya más de dos años, cuando en Red Karaoke decidimos afrontar nuestra expansión internacional, y para ello procedimos a registrar nuestra marca (que ya teníamos registrada en España) fuera de nuestras fronteras, de forma conjunta con nuestro logotipo. Iniciamos el proceso de registro en múltiples países: Japón, Estados Unidos, toda la Unión Europea, Brasil y muchos otros países de Latinoamérica, Corea... Una larga lista.

Pasados algunos meses y con el procedimiento registral en marcha, nos llegó una notificación por parte de MySpace, en la que sus abogados nos anunciaban que se iban a oponer a nuestro registro de marca en varios mercados, entre ellos Estados Unidos y la Unión Europea. Para evitar esa oposición al registro por su parte nos exigían cambiar de forma inmediata nuestro logotipo, el logo de Red Karaoke con el que llevamos desde nuestro lanzamiento en abril de 2007. Nos exigían cambiarlo en nuestra web, papelería, presentaciones... en todas partes, vaya.

Nuestra sorpresa fue mayúscula. ¿Qué demonios tenía que ver nuestro logotipo con MySpace y qué había en nuestra marca que pudiera causar oposición por su parte?

Red Karaoke, ¿¿competencia de MySpace??
Aquí tengo que hacer un pequeño inciso para poner al lector en situación. Es evidente que MySpace y Red Karaoke tienen poco que ver, y que no podrían vernos como competencia... pero esa evidencia cambia cuando se sabe que MySpace lanzó en 2008 su propio servicio de karaoke online en Estados Unidos y que en 2009 lo lanzó también en Japón. Servicios que, por cierto, no pueden ofrecer de momento fuera de esos mercados por limitaciones con los derechos de autor (es largo explicarlo aquí).

En ambos mercados Red Karaoke se adelantó con sus versiones para USA y para Japón, y en ambos países mantenemos un cómodo liderazgo de audiencia frente a los servicios de MySpace, siempre en lo relativo a karaoke online, claro. Si la comparativa es global, entonces la diferencia ya es realmente grande: nosotros lideramos el mercado mundial de karaoke online por registros, audiencia, catálogo, servicios... Y todo ello a pesar de los enormes gastos en marketing realizados por el equipo de karaoke online de MySpace, que además de la promoción en la propia MySpace, incluyen concursos y promociones con cantantes como Utada Hikaru (una de las más importantes estrellas del pop en Japón), Lady Antebellum, la serie Glee, Taylor Swift...

Es de suponer que para una empresa como MySpace, que forma parte del conglomerado de medios News Corporation, uno de los más grandes del mundo, no debe ser cómodo que una pequeña empresa española de 10 empleados sin apenas recursos le moje la oreja en su propio país y en Japón, aunque sea en algo tan poco importante para ellos como su servicio de karaoke online.

El caso es que alguien dentro de esa empresa sí nos veía como competencia, y creyó que era buena idea oponerse a nuestro registro de marca porque, en teoría, nuestro logo se parecía mucho al suyo.


Tres muñecos, un muñeco, cinco muñecos...
Resulta que la oposición se basaba en el uso por nuestra parte de tres muñecos en el logotipo de Red Karaoke. Según los abogados de MySpace, esos tres muñecos eran iguales (?) que los que había en su logo, y sin duda eso podía dar lugar a confusión en los internautas, que podían confundir fácilmente el logo y marca de Red Karaoke con el logo de MySpace.

Más concretamente, el problema surgía con el logotipo de sus Secret Shows, que incluye una silueta de un micrófono, igual que ocurre en el logo de Red Karaoke. Bueno, igual del todo no. Os dejo una imagen que comparar los tres logos: el de Red Karaoke, el de MySpace Music, y el de MySpace Secret Shows, tal y como lo argumentó la compañía norteamericana en sus alegaciones al registrador.

Para evitar confusiones entre los logotipos, dado su "evidente" parecido, he colocado el de Red Karaoke en la parte inferior, no quiero que nadie se confunda. Bueno, también podéis localizar nuestro logo por el color rojo y porque pone "RED KARAOKE" con letras bastante grandes. Espero que con esas pistas no haya confusión alguna. ;))))

Como es lógico, ante la amenaza de MySpace, lo primero que hicimos fue consultar con nuestros abogados: ¿realmente tenía esa oposición esperanzas de prosperar? ¿Era posible que algún registrador viera algún tipo de parecido entre los logos y nos obligara a cambiarlo? Su respuesta, inmediata, fue bastante clara: teníamos un 95% de opciones de ganar en caso de litigio, ya que los logos no se parecen en nada y no hay posibilidad de confusión.

Aún en el caso de que el registrador entendiera, cosa improbable, que utilizar 3 muñecos en un logo era algo privativo de MySpace, el uso de muñecos de forma y posición diferentes, el color, y la inclusión de las letras "RED KARAOKE" en nuestro logo eran razones más que sobradas para desestimar la oposición. Al parecer los registros de marcas y logos siempre tienen en cuenta, además del logo, la propia marca en sí, y parecía imposible que pudiera haber confusión alguna entre marcas tan distintas como "Red Karaoke" y "MySpace". Por todo ello, la recomendación de nuestros abogados era continuar adelante con el registro y, si la empresa norteamericana finalmente presentaba oposición, hacer nuestras alegaciones y esperar el resultado.

A pesar de ello, y ante la perspectiva de una batalla legal larga, potencialmente compleja y sobre todo cara, optamos por intentar la vía de la negociación. "Juicios tengas y los ganes", dice el refranero español sabiamente, y nosotros no queríamos entrar bajo ningún concepto en una pelea de final incierto contra una empresa del tamaño y prestigio de MySpace, por mucho que tuviéramos la razón de nuestra parte.

A través de nuestros abogados le dejamos claro a MySpace que estábamos dispuestos a pactar un acuerdo, y preguntamos qué querían que hiciéramos para evitar la oposición y que pudiéramos registrar la marca (al final lo importante es el dominio, y no nos importaba cambiar el logo siempre que pudiéramos mantener la marca). La respuesta fue que teníamos que cambiar el logotipo, por lo de los tres muñecos. Dado que nuestro logo no tiene un valor especial más allá del sentimental, aceptamos pulpo como animal de compañía y nos pusimos a trabajar. Le enviamos a MySpace varias versiones retocadas de nuestro logo: con un muñeco, con 4, con 5, con muñecos de distintos tamaños, con escorzos y sin ellos... Todo en balde: rechazaron todas las propuestas, una tras otra.

Llegué incluso a hablar con el responsable de MySpace en España para intentar arreglarlo, y explicarle que lo que estaban haciendo era un sin sentido y que nos estaban acosando sin motivo alguno. Sin resultados: eso estaba en manos de sus abogados y él nada podía hacer. Sencillamente, no me hizo ni caso y se lavó las manos.

A esas alturas intuía que a MySpace o a sus abogados les importaba más bien poco nuestro logo y mucho menos los muñecos. Su táctica y su estilo a través de su bufete de abogados parecían más bien enfocadas a asustar, desestabilizar, meter miedo, intentar ahogarnos económicamente con gastos legales... en resumen, parecían estar ejerciendo una suerte de "acoso legal", algo que ya se ha visto en otras ocasiones especialmente en empresas americanas del sector de la música. Lo importante no es quién tiene la razón, si no si tienes dinero suficiente para aguantar una batalla legal o no.

Llegado ese momento, solo nos quedaban dos opciones: o cambiábamos nuestra marca, y por tanto nuestro dominio en la Red, o nos enfrentábamos por la vía legal. Cambiar la marca no era razonable, y además teníamos la razón, así que optamos por esta segunda vía: esperamos la oposición de MySpace, redactamos nuestras alegaciones, y quedamos a la espera del fallo del registrador con la confianza del que ha hecho bien las cosas.

El que la hace, ¿la paga?
Hace algo más de un mes por fin nos llegó la decisión del registro, que fue definitiva hace un par de días porque la empresa de Murdoch no presentó recurso: tras analizar el caso nos daban la razón al 100%, desestimando todos los planteamientos de MySpace, y procedían al registro de nuestra marca y logo, que ya hemos obtenido en todos los mercados mundiales claves para nosotros. Concretamente, fundamentaba su decisión en una "total ausencia de similitud entre las marcas en conflicto, desde un punto de vista visual, fonético y conceptual". Blanco y en botella... ;)

Además, el registrador obligaba a MySpace Inc. a la "expresa imposición de costas al oponente en el importe reglamentariamente fijado (300 Euros)".

Un dinero que aún no nos han pagado y que, obviamente, no cubre ni de lejos los costes de asesoría legal, documentación, alegaciones, etc., y desde luego está muy lejos de cubrir los costes que esto nos ha traído en tiempo, diseños alternativos, preocupaciones, etc.. La verdad es que sale muy barato entorpecer el registro de una marca y ponerle trabas a un competidor.

Pero al fin y a la postre, hemos salido bastante bien parados. Mantenemos nuestro logo y hemos podido registrar nuestra marca, y podemos decir que le hemos ganado una batalla a un gigante de la Red. Aunque del orgullo no se come, y el "acosador" se vaya de rositas sin siquiera un rasguño. :(

Actualización 17 de enero 2011: hoy nos ha llegado el cheque de MySpace por los 300 euros.