miércoles, abril 21, 2010

POR UN IVA REDUCIDO PARA LA VENTA DE BIENES Y SERVICIOS DIGITALES

Hace una semana leí la noticia de que se continuará gravando a los libros electrónicos con un IVA del 16% (el 18% a partir de julio), mientras los libros impresos en papel mantienen su IVA reducido del 4%. Esta diferenciación en el precio del IVA para un mismo producto, en función únicamente del soporte (si es soporte físico como CD-ROM o un USB, sí habría reducción del impuesto), genera una ventaja competitiva clave para el sector editorial offline frente al online por la vía impositiva. Una decisión que emana de la normativa de la Unión Europa, ya que según el artículo 98.2 de la directiva europea de 2006 sobre servicios electrónicos, el comercio electrónico no puede disfrutar del IVA superreducido.

Pensando en ello se me ocurrió una idea que no sé si tiene sentido, pero creo que cuando menos merecía ser compartida. Lo hubiera hecho en mi Twitter, que es donde últimamente mantengo la conversación y comparto ideas debido a mi falta de tiempo, pero 140 caracteres no dan para tanto. :)

La idea es: ¿por qué no promover en Europa un IVA reducido del 4% para la venta de todo tipo de bienes y servicios digitales, con el objetivo de promover un cambio en el modelo económico y hacer la economía europea mucho más competitiva? En mi opinión, el Gobierno de España debería aprovechar lo poco que queda de Presidencia Europea para lanzar esta idea en la UE e impulsar su puesta en marcha con un cambio en la legislación.

Es sabido que tanto la UE como nuestros gobernantes llevan años, y muy especialmente desde la llegada de la crisis, hablando de la necesidad de cambiar de modelo económico, y de impulsar una economía basada en el conocimiento y en los negocios digitales. Sin embargo, y a pesar de todas las declaraciones, la realidad es que las ayudas al sector digital brillan por su ausiencia, y lo que se está protegiendo con las nuevas leyes es a los tradicionales negocios offline, sea el ladrillo, los bancos, las discográficas (con la nefasta Ley Sinde), los periódicos o las editoriales con la noticia que comentaba arriba.

Por supuesto, no digo que ese IVA superreducido del 4% tenga que aplicar a todo el comercio electrónico, ya que eso generaría una ventaja injusta (como con los libros, vaya) de las tiendas online frente al comercio tradicional. No sería justo que una chaqueta o un DVD tengan menos impuestos en la Red que en la calle.

Pero, ¿por qué no hacerlo con los bienes y servicios puramente digitales? Me refiero a cosas como suscripciones para jugar online, descarga de ficheros (sean MP3, vídeos, software), "virtual goods", servicios online como más almacenamiento, acceso a contenidos premium, etc.. Este tipo de productos no tienen competencia en el mundo real, por lo que un IVA reducido no estaría afectando a ninguna industria offline, y en cambio ayudaría enormemente al desarrollo de nuevas empresas y negocios en la Red.

Los usuarios, al ver reducido el coste de productos y servicios digitales, probablemente comprarían más, generando un mayor movimiento económico, y además se acostumbrarían más fácilmente al pago de servicios en la Red, ayudando así a levantar un sector muy necesitado de ingresos debido a la crisis de la publicidad. Esa barrera de los internautas a pagar en Internet sería un poco más pequeña... y eso puede ser un gran paso para todo el sector.

Además, los bienes y servicios virtuales tienen otra gran ventaja: al ser digitales, no hace falta stock ni transportes, son ilimitados, y por tanto el potencial de generar beneficios a las empresas y a los estados es enorme. El ingreso para el Estado podría ser incluso mayor con un IVA del 4% que del 18%. Al fin y al cabo, el 4% de un gran negocio de miles de millones de euros, con potencial prácticamente ilimitado, siempre será más que el 18% de un negocio pequeño y aún incipiente.

Este modelo impositivo podría tener una ventaja adicional para Europa: además de potenciar a sus empresas digitales, quizá pudiese atraer a grandes empresas del sector online de los Estados Unidos que migrasen sus negocios a Europa en busca de mejores condiciones económicas y de un ecosistema más beneficioso para los negocios digitales.

Resumos las ventajas de un IVA superreducido para la venta de bienes y servicios virtuales:

* Potenciación del negocio online en Europa, haciendo a nuestras empresas más competitivas frente a las de Estados Unidos. Dinamización del sector online europeo.

* Bajar la barrera de entrada de los internautas al pago de servicios y productos en la Red.

* Potencial de ingresos por impuestos muy alto, al tratarse de productos y servicios sin límite de stock.

* Posibilidad de que empresas potentes del mundo online migren sus oficinas a Europa para poder disfrutar de unos impuestos reducidos, generando así nuevos ingresos para nuestros países

* No perjudica a ningún otro sector

Seguramente la idea tendrá problemas (no soy legislador ni experto en impuestos), y quizá también haya ventajas potenciales que se me hayan pasado. Pero creo que merece la pena explorar la idea, comentarla y mejorarla en la Red, y si vemos que tiene sentido, presionar a nuestros políticos para que la lleven a cabo. Por intentarlo no perdemos nada. Abiertos quedan los comentarios para el debate. :)

No hay comentarios: