lunes, noviembre 10, 2008

VIAJE A TOKIO. CRÓNICA 2

Llevo 23 horas de pie. El jetlag y el evento del ICEX, que nos había convocado a las 7:15 en la otra punta de Tokio, me hicieron despertarme a las 5:00 AM. Al final salimos del hotel a las 8, porque a nuestro Country Manager le chivaron ayer por la noche que todo se retrasaba y no pudo avisarme a tiempo, así que madrugón para nada. Encima, al final llegamos tarde al desayuno de trabajo con empresas españolas, justo cuando acababa. :-(

Un poco de networking en la zona de fumadores del hotel Imperial de Tokio me desveló que allí solo había grandes multinacionales (Acciona, Bergé, Freixenet...), y luego nosotros. Un puntazo fumarse un pitillo con los máximos directivos de este tipo de compañías, pero a la hora de la verdad poco práctico porque no me hicieron apenas caso (ah, qué gracioso eso del karaoke) y no saqué ningún contacto que me vaya a servir en el futuro (y no olvidemos que a estos eventos se va a eso).

Evento ICEX en TokioA las 10 empezó el evento de verdad, ya en una salón enorme, con varias presentaciones de empresas japonesas y españolas. Lo más interesante, el enfoque de las empresas españolas (super multinacionales, claro) apostando en su mayor parte por las energías renovables, probablemente porque el ICEX les indicó que esa debía ser la temática principal de las charlas.

En general, las presentaciones tuvieron un nivel preocupamente bajo y anodino. Se salvó la muy interesante presentación del Bank of Tokyo - Mitsubishi, por su análisis del mercado empresarial español y por sus interesantes servicios para empresas japonesas con presencia en España (trabajan con todas) y para empresas españolas con presencia en Japón. Sin duda tendremos que hablar con ellos en Madrid.

Lo más alucinante de las charlas fueron algunos datos que me dejaron muy sorprendido. En España tienen presencia unas 240 empresas japonesas. Lo que está muy bien. Pero en Japón solo tienen presencia unas 30 empresas españolas (algunos ponentes hablaron de 20, otros de 30 y uno de 40, así que me quedo con la media).

¿¿¿Sólo 30 empresas españolas tienen presencia en Japón???

Siendo Japón la segunda economía del mundo, y un mercado gigantesco (125 millones de habitantes) de gran consumo de grandes marcas, mi sorpresa ha sido mayúscula. Aún me cuesta creerlo. Y me cuesta creer que el miércoles, cuando firmemos la creación de Red Karaoke KK, la filial japonesa de Red Karaoke, nosotros seremos la 31. Ahora empiezo a entender por qué todo el mundo nos pregunta la razón de que hayamos elegido Japón como el tercer país donde abrir Red Karaoke. Sencillamente, parece que nadie entiende que Japón pueda ser un mercado interesante o accesible, se ve como algo exótico y lejano. Craso error que espero que el ICEX con su apuesta por Japón como país prioritario consiga cambiar, porque el potencial es enorme.

Después de las charlas vino el Rey, acompañado de la Ministra de Ciencia e Innovación, junto con personalidades de Japón (un ministro y el responsable del Jetro, el ICEX japonés que, por cierto, también ofrecen servicios MUY interesantes para empresas españolas con interés en Japón, y que hizo el mejor discurso de la mañana nada menos que en español), a clausurar el encuentro. Me sorprendió que la Ministra Garmendia no tuviera discurso. El resto sí. El Rey no estuvo mal, el discurso normal en estos casos.

Luego comida y networking. Una cosa mala: nos buscan del ICEX para darnos la invitación para la cena de gala de mañana con los Reyes, y resulta que a pesar de estar invitados dos personas por empresa, solo hay invitación para mí: están muy solicitadas, sin más explicación, así que nuestro Country Manager no podrá ir. ¿Quién nos paga ahora el alquiler de su smoking? Un desastre organizativo por parte del ICEX, y encima unas formas MUY feas de comunicarlo, sin explicación alguna. A mi vuelta a Madrid presentaré una queja formal.

Y una cosa buena: el ICEX tiene una televisión vía web, y nos piden hacernos un reportaje porque, alucina vecina, somos la ÚNICA empresa asistente al evento que ha solicitado reuniones con empresas japonesas, y quieren grabarnos como ejemplo cuando nos reunamos con Universasl Music Japan.

¿¿¿Somos los únicos en haber utilizado el evento para contactar con empresas japonesas??? Entonces, ¿para qué sirven estos eventos y todo el dinero que se gasta en ellos, tanto el Gobierno como las propias empresas al enviar a sus representantes? No lo entiendo, la verdad.

El caso es que después de comer, nos vamos con los reporteros (3 + intérprete, todos muy majetes) a la reunión. Momento minuto de fama: 4 personas nos graban durante 3 horas por todo Tokio, con una cámara siguiéndonos todo el rato. En la calle, en el Metro, en una cafetería haciendo tiempo... La gente, claro, nos miraba alucinando: ¿quiénes son estos dos famosos extranjeros que no conocemos y a los que la televisión sigue por toda la ciudad? Una sensación rara, pero muy divertido y curioso ver las miradas de la gente.

Una vez en Universal, tras muchos ratos de gestiones, les dejan grabar el logo de la entrada e incluso en la sala de reuniones. El tipo de Universal, hay que decirlo, muy agradable y occidental (educado en EEUU) y con un inglés perfecto, nos lo pone fácil. Graban los recursos y por fin nos dejan en la reunión. Presentamos, y les encanta el proyecto. No haremos nada por ahora (no era el objetivo) pero nos vamos con la sensación de haber hecho un gran contacto y de que en Japón lo tenemos todo para triunfar.

(Lo de que sabe inglés no es baladí: es el único japonés que me he encontrado que lo hable bien... o incluso que lo hable, a secas. Aquí un intérprete es clave para hacer negocios, sin eso estás muerto. Y luego decimos que en España no sabemos inglés...).

A los reporteros les ha molado tanto Red Karaoke que no solo nos incluirán como parte del vídeo resumen del evento del ICEX: van a proponer un reportaje específico en profundidad sobre nuestro proyecto. Espero que pronto lo podamos ver online. ;-)

ShibuyaA partir de ahí, toca relax. Visita al Apple Store en Ginza (alucinante T-O-D-O), y luego a cenar con nuestro Country Manager y con Takako, la persona que ha traducido Red Karaoke al japonés, un currazo enorme que ha llevaro varios meses. Cenamos en Shibuya, el barrio más popular y conocido de Tokio, en un restaurante decorado como una cárcel, el Lock up.

Al entrar, una camarera guapísima y sexy vestida de policía con minifalda esposa al más malo del grupo (o sea, yo, por novato) y nos llevan tirando de mí a la celda donde vamos a cenar. Por desgracia no dejan hacer fotos, pero el sitio es increíble y el momento como para arruinar la carrera política de cualquiera. En mitad de la cena (muy buena por cierto), se apagan las luces, se empiezan a escuchar gritos, sirenas, golpes y disparos, y unos zombies van pasando por las celdas para asustar a los clientes. Al final, las policías sexy los reducen a tiros, encadenan a los zombies y todo vuelve a la normalidad.

Después, un poco de sake en un sitio típico japonés (pies descalzos, etc.), y para casa, que el último tren sale a las 11 y algo y luego los taxis van a millón.

Más fotos en Flickr y seguimiento, cuando encuentro conexión, en Twitter. Mañana más pero más tranquilo, que tengo un día sin apenas reuniones. Por fin podré dormir 8 horas, si el jetlag me lo permite. :-)

4 comentarios:

Estrella dijo...

Todo flipante por los 4 costados. Bueno el librito qué? Te vale para algo?

Fidel Vázquez dijo...

Guau, acabo de descubrir tu blog hace pocos dias, me suscribi al rss y ahora me tienes enganchao. Me parece muy interesante.
Soy socio y programador de una empresa de programación, Espaivirtual (Barcelona). A ver si podemos hablar a la vuelta.

Saludos

Ferreira dijo...

¡Bienvenido Fidel!

Me alegro de que te guste el blog. Hablamos cuando quieras. :)

Un saludo,

Luis dijo...

Muy interesante todo lo que cuentas. Alucino con que ninguna de las empresas españolas que acudieron al evento aprovecharan para hacer negocios con los japoneses.

¿A que fueron? ¿A hacerse una foto con el rey? ¿No les salió un poca cara la foto?