sábado, noviembre 08, 2008

SIGO SIENDO OPTIMISTA RESPECTO A LA CRISIS Y LOS NEGOCIOS ONLINE

(Este PC no tiene acentos, lo siento)
A pesar de lo ocurrido a Mobuzz durante esta ultima semana, y a pesar de que hay algunos expertos que insisten en la gravedad de la crisis, sigo pensando que la crisis no va a golpear tan fuerte a las empresas de Internet. Creo que las empresas tecnologicas en general, y las de Internet en particular, se encuentran en una situacion mucho mejor para superar la crisis que en otros muchos sectores.

El caso de Mobuzz, en mi opinion, tiene muy poco que ver con la actual situacion economica y financiera y si mucho que ver con graves problemas de gestion que, con crisis o sin ella, hubieran dado al traste con la compañia igualmente.

Ya explique mis razones para ser optimista en un articulo anterior, pero hoy he leido este otro post de Bernardo Sanchez, que habla del mismo tema en terminos similares, y con una vision mas internacional, y ha venido a reforzar mis argumentos.

Obviamente la crisis va a ser dura, muy dura, y todos tendremos que hacer grandes esfuerzos por sobrevivir. Y algunas empresas tecnologicas y de Internet, quiza muchas, se queden por el camino. Pero creo que nuestro sector no va a ser, ni de lejos, el mas afectado.

Yahora os dejo que se me escapa el avion a Roma para llegar a Japon. ;)

3 comentarios:

Grajan dijo...

Debemos ser optimistas y pienso y deseo que se cumpla lo que dices.
Internet permite desarrollar negocios y proyectos con coste reducido, aprovechandose de la diferencia con los negocios online los cuales les esta afectando en gran medida el coste del alquiler y compra de locales comerciales entre otros aspectos.
S2!!

Grajan dijo...

Con diferencia a los negocios offline me refiero (perdon)
S2!!

Vicente Varó dijo...

Warren Buffett dice que las crisis son sus periodos favoritos para generar valor en sus inversiones. De hecho, siempre se pone como ejemplo a sí mismo: nació poco después del crack del 29.
Estoy de acuerdo contigo. La crisis va a ser dura y eso hará caer muchos proyectos, pero no a los buenos, que saldrán de la crisis con menos competidores.