sábado, febrero 10, 2007

Las modas y sus ciclos en los medios online

Cada cierto tiempo se impone la necesidad de crear una nueva moda en el mundillo de los medios online. La razón es sencilla: las modas nos convienen a todos los que vivimos de este negocio.

En un mundo en el que copiar al de al lado es tremendamente sencillo, y en el que la creatividad y la asunción de verdaderos riesgos brillan por su ausencia (con brillantes excepciones como Clarín en Argentina o 20Minutos.es en España durante los últimos tiempos), una nueva moda permite a todo el sector renovarse por completo en un ciclo que se repite de forma constante y que dura unos 5 años aproximadamente.

Ese ciclo de cinco años va desde que los primeros "gurús" empiezan a hablar de un fenómeno, hasta que los medios digitales provenientes de medios tradicionales lo hacen suyo y lo utilizan en sus sitios web a bombo y platillo. Cuando los últimos rezagados lo incorporan, el ciclo llega a su fin y el fenómeno deja de tener interés: o es absorvido como un elemento más de los medios online, o simplemente desaparece poco a poco en el olvido.

Los ciclos y modas, obviamente, se van superponiendo unos a otros, de forma que una moda concreta puede convivir durante su ciclo con otras muchas, en diferentes estados de desarrollo. Así, mientras una puede estar en su auge, otra podría estar entrando en su declive y una tercera podría estar aún en estado germinal.

En mi opinión, estos ciclos de moda pasan por una serie de estados durante su tiempo de vida, que podríamos resumir así:

  • Surgimiento
    Alguien tiene una idea nueva, o redefine un fenómeno anterior. Normalmente la persona que genera el ciclo suele ser norteamericana, y con una gran influencia, lo que se suele llamar una voz autorizada. Otras veces no es así, pero la idea es recogida por alguien que sí tiene esa influencia y pone el concepto a disposición del público.
  • Early adopters
    Se trata de los primeros en recoger esa idea y llevarla a la práctica, los primeros en darla a conocer entre su círculo de allegados o en lanzar pequeños proyectos similares al original. Suelen ser de dos tipos: personas con grandes conocimientos técnicos por un lado, y por otro lo que podríamos llamar "gurús", que a veces sin entender demasiado bien el invento, lo hacen suyo para seguir aumentando su prestigio (dignitas lo llamaban los romanos) y demostrar que están a la última.
  • Fase de debate
    En esta fase la idea es recogida por los medios más avanzados y por expertos, normalmente en publicaciones especializadas y blogs. Se discute su novedad, bondad o maldad en foros y listas profesionales, se organizan congresos y encuentros y el debate va poco a poco in crescendo con grandes discusiones y posiciones normalmente encontradas (los apocalípticos y los integrados).
  • Popularización grandes portales y medios online puros
    Los grandes portales norteamericanos y los medios online puros comienzan a lanzar aplicaciones basadas en la idea original, tratando de mejorarla y de hacerla suya, colocándose a la vanguardia en este terreno. Cuando esto ocurre, el "ruido" generado por el debate se hace ensordecedor y lo llena todo eclipsando en la práctica cualquier otra temética de interés. Es lo que ha estado pasando los dos últimos años con los blogs, por poner un ejemplo.
  • Popularización medios tradicionales
    Las versiones digitales de los medios tradicionales, forzados por el "ruido" y por la necesidad de estar a la moda, lanzan copias de la idea original, normalmente con poco entusiasmo, escaso acierto y desigual fortuna. Cuando esto ocurre, la moda en cuestión ha alcanzado su clímax y comienza el climaterio de la misma.
  • Estandarización u olvido
    Cuando ya todo el mundo ofrece el mismo servicio o derivaciones de la idea original, la misma pierde interés. Pueden ocurrir dos cosas: que quede como algo integrado sin más en el portafolio de productos y servicios de los medios online, o que, si no ha tenido el éxito esperado, simplemente termine por desaparecer como si nunca hubiera existido. En cualquiera de los casos, el debate y el ruido desaparecen y otra nueva moda pasa a ocupar ese lugar de privilegio.
Este ciclo lo viven prácticamente todas las modas. Entre las que ya han pasado a la estandarización o el olvido a lo largo de los años podríamos citar, por ejemplo, modas como los canales del Explorer, la tecnología push, las comunidades virtuales (chats, foros, páginas personales), el WAP, los portales generalistas, los portales verticales, la personalización y, últimamente, los blogs (que están ahora entrando en la fase de estandarización, como un elemento más de los medios online).

En la fase de popularización en los grandes portales y medios online, y dando el salto a la fase de medios tradicionales, encontramos en este momento lo que se conoce como Web 2.0 o redes sociales, y el vídeo online (entendido con el modelo Youtube).

Por último, entre la fase de debate y la de grandes portales y medios online podemos encontrar ahora lo que se conoce como "periodismo ciudadano". Sin duda, va a ser una de las modas de este 2007, porque el ruido a su alrededor comienza a ser ensordecedor.

Al principio de este artículo decía que esto de las modas nos conviene a todos, pero no he terminado de explicar por qué. Es sencillo: cada nueva moda genera publicaciones, refuerza a los gurús y consultores con nuevos argumentos para conseguir clientes, se organizan congresos y mesas redondas, se lanzan libros al mercado, se crean nuevos proyectos online (la mayor parte de los cuáles mueren al poco tiempo), se rediseñan y relanzan todos los grandes medios online...

En resumen, el mercado se mueve al son de esas modas y eso genera un montón de dinero para mucha gente: consultores, agencias, diseñadores, programadores, emprendedores, revistas, organizadores de congresos, periodistas, etc..

Así pues, a moda muerta, moda puesta. ¿Cuál es la siguiente, por favor? ;-)

No hay comentarios: