sábado, enero 13, 2007

La Web 2.0 en España

Tras analizar en los últimos artículos el éxito de las redes sociales y la Web 2.0 durante 2006, y las razones de su auge, tocaba analizar la situación de este tipo de sitios web en España. Y la verdad es que el panorama no puede ser más desolador.

Aunque pudiera parecer lo contrario cuando uno lee ciertos blogs y sitios de noticias dedicados a temas tecnológicos y online, la realidad es que en España apenas hay proyectos serios de lo que podríamos llamar Web 2.0. Y cuando digo serios me refiero a proyectos empresariales originales, capaces de competir con las multinacionales, y con unos objetivos ambiciosos de desarrollo propio (y no de venta rápida a un tercero para pegar un pelotazo).

Desde luego hay muchos sitios web que tienen las características de Web 2.0. Por un lado, como es lógico, están las versiones españolas de los grandes sitios multinacionales. Pero eso no son proyectos españoles, claro.

Por otro, están surgiendo de forma vertiginosa proyectos denominados mashups, es decir, sitios basados en servicios de terceros mediante APIs de uso público. Aunque en este tipo de webs sí que hay algunos proyectos originales y muy creativos, por su propia concepción tienen un crecimiento e importancia limitada: suelen ser fáciles de copiar y dependen de la generosidad de terceros que, a la larga, exigirán algo a cambio o incluso podrían cancelar el proyecto a su antojo en cualquier momento con sólo cerrar los APIs.

Por último, hay una enorme cantidad de sitios web independientes (o no) que son copias, clones casi exactos, de los sitios de más éxito a nivel mundial que resultan fáciles de copiar, como por ejemplo los agregadores. Ahí están los Menéame, Dalealplay, Negóciame, Fresqui, eConozco, etc., todos ellos clones de sitios web norteamericanos. Aquí se puede encontrar un directorio de muchos de los proyectos españoles autodenominados Web 2.0 que existen en la actualidad y resulta fácil comprobar la gran cantidad de clones existentes.

Pero todos estos clones tienen escasas posibilidades de éxito en el futuro (tener audiencia en un momento dado no significa tener éxito), dado que también son muy fáciles de copiar y previsiblemente quedarán pronto superados por los avances tecnológicos de los servicios originales y por la potencia de sus marcas, unidas casi siempre a grandes portales como Google, Yahoo o MSN. Pero lo más grave es que se trata de eso, de simples clones, la mayoría de los veces sin ningún interés o capacidad por aportar algo distinto o novedoso al original, sin mejorarlo en lo más mínimo. Lo normal es que la versión clonada sea incluso peor que el original.

Lo que se echa de menos, y resulta tan desolador, es la práctica inexistencia de proyectos realmente originales de origen español. No digamos de proyectos con capacidad de competir a nivel internacional. Si unimos a eso la triste situación de los grandes portales nacionales, el panorama online en España aparece totalmente dominado por multinacionales extranjeras.

Y lo triste es que en nuestro país hay un gran conocimiento acumulado y una enorme cantidad de emprendedores que podrían centrar sus esfuerzos en proyectos realmente propios. Pero faltan voluntad, sacrificio y ganas de innovar: es más fácil y rápido copiar a otros, y esperar que a uno le toque la lotería en forma de compra por un gran grupo de medios o por un portal. Es más fácil optar al pelotazo que crear una empresa con verdadera voluntad de permanencia.

Habrá quien diga que la culpa es la falta de inversores. Pero eso son excusas, porque crear un proyecto Web 2.0 (o de otro tipo) es muy barato y con niveles de riesgo muy bajos, y si el proyecto es realmente bueno no es complicado encontrar dinero hoy en día. No es un problema de dinero, es un problema de falta de ideas. Ojalá 2007 traiga cambios en ese sentido y empecemos a ver de nuevo buenos proyectos en España. Nos hace falta.

2 comentarios:

R R dijo...

Pues tienes yoda la razón. Particularmente el tema de los clones me irrita especialmente, no por que copien sino por que en muchos casos se presenta como creadores y emprendedores y, en algún caso, incluso como gurus de Internet y de su expresion más moderna web 2.0
Saludos

Ferreira dijo...

Pues sí, a mí también me irrita bastante, la verdad, porque con tanto ruido a los verdaderos emprendores no les escucha casi nadie.

Si al menos los que hacen clones trataran de aportar algo distinto... En fin.

Saludos,

Ferreira.