viernes, diciembre 22, 2006

El ocaso de los grandes portales españoles

2006 ha sido sin duda un año excelente para la Internet española. El número de usuarios ha seguido creciendo a buen ritmo y las empresas online han consolidado de forma holgada sus crecientes beneficios. Ha habido grandes inversiones en todos los sectores online y la publicidad y el comercio electrónico siguen creciendo con porcentajes de dos cifras. El mercado laboral ha estado tremendamente movido, con contrataciones constantes todo el año, con fichajes estrella y con muchos nuevos proyectos, lo que ha contribuido a una mejora en los salarios del sector.

Sin embargo, hay un sector online en España que no levanta cabeza. De hecho, cada vez está peor. Me refiero a los grandes portales generalistas de origen español: Terra, Ya.com y Wanadoo-Orange (que empezó siendo Alehop-Eresmas en la antigua Retevisión).

Estos tres portales, que hace sólo 5 años eran los que cortaban el bacalao en materia de audiencia, proyectos, ingresos (y pérdidas, todo hay que decirlo), influencia en el sector y posibilidades de futuro, se han convertido ahora en reminiscencias del pasado, en poco más que muertos vivientes que siguen ahí pero que a nadie parecen importar. Son portales zombi.

Todos ellos han pasado por reestructuraciones, despidos masivos, reposicionamientos, rediseños, lanzamientos de nuevos productos, etc., pero siempre sin éxito y con un declive cada vez más acentuado. Poco a poco se han visto desplazados en las preferencias de los internautas por Google, Yahoo!, las versiones digitales de medios tradicionales y la nueva avalancha de servicios de comunidad como Youtube o la Wikipedia.

La razón es relativamente sencilla: aunque todos nacieron como portales de Internet, como nuevos medios de comunicación basados en los ingresos publicitarios, todos ellos han variado con el tiempo su modelo de negocio para reconvertirse en otra cosa. De hecho, volvieron a los orígenes de las empresas que los concibieron: se han vuelto telecos.

Con la llegada de la crisis .com en el 2000, centraron su negocio en la venta se servicios de acceso a Internet, dejando de lado su cara como medios, su negocio inicial de portal de Internet. Al enfocar todos sus esfuerzos a la venta de ADSLs, mucho más rentable que la publicidad, sus portales se convirtieron en poco menos que meros argumentos de marketing para la venta de sus propios servicios de acceso.

Es decir, que se dejó de ver el portal como un negocio en sí mismo, y se convirtió en una forma barata (porque ya estaba ahí) de atraer audiencia para vender ADSLs y similares. El portal pasó a ser poco más que un complemento, dejando de ser el negocio principal de esas empresas.

Así, poco a poco, los equipos iniciales que definieron y crearon esos portales, formados por periodistas y expertos en comunidades, dejaron paso a otros equipos, formados por especialistas en marketing. De hecho, en algunos casos fueron los directores de marketing los que se hicieron directamente con las riendas del portal. Y los efectos no se hicieron esperar.

Hay tres pilares fundamentales que conforman un portal y atraen audiencia masiva: los servicios (buscadores, email...), los contenidos (noticias, contenidos especializados...) y las comunidades (foros, chats, blogs, etc.). Y estos portales de origen español, que hace 6 años dominaban los tres aspectos en la Internet de nuestro país, quedaron superados por distintos competidores en todos los aspectos.

En los servicios los grandes portales norteamericanos Google, Yahoo y MSN superaron muy pronto lo que podían ofrecer los portales españoles. La gran apuesta de unos, frente a la nula inversión de otros, llevó a un dominio absoluto del llamado GYM sobre buscadores, webmail, messenger y otros servicios masivos. De hecho los portales españoles fueron prácticamente barridos en este aspecto.

En los contenidos, la escasa capacidad de los equipos contratados y las sucesivas reestructuraciones dejaron el camino libre para que las versiones digitales de los grandes diarios, hasta entonces de escasa presencia debido a su conservadurismo frente a la Red, se convirtieran en la referencia informativa de los internautas. Este proceso se ha amplificado de forma espectacular durante los dos últimos años debido a la decidida apuesta de los medios tradicionales en la Red con rediseños, contrataciones, nuevos proyectos, lanzamiento de verticales, más gasto en marketing, etc..

Por último, quedaban las comunidades. Pero la falta de visión, de inversión y de una apuesta clara, ha hecho que los portales hispanos se vean también superados en este aspecto por la avalancha de nuevos proyectos de la llamada Web 2.0, con Youtube y la Wikipedia al frente como representantes de un amplio grupo en el que también están los blogs, Flickr, Digg, Technorati y otros. Ninguno de los portales españoles ha querido, podido o sabido subirse a ese carro.

Lógicamente, muy poco a poco, y a pesar de utilizar mil trucos y artimañas (especialmente demencial me parece el caso de Ya.com, que al visitar cualquiera de sus páginas personales, hace que salte un pop under con su homepage, enviando tráfico vacío que luego vende a sus anunciantes), han ido perdiendo posiciones en los ranking de audiencia.

Lo único que se ha salvado relativamente de la quema, y en lo que aún destacan, son los portales verticales: Invertia, Finanzas.com, Supermotor, Viajar, Rumbo y algunos otros portales especializados siguen siendo referencias en sus sectores, aunque también están sufriendo gravemente por la falta de medios y de inversión, y cada vez se ven más amenazados por nuevos competidores independientes, por los surgidos de grandes portales americanos (Yahoo lo ha hecho muy bien en este terreno), y por los nuevos verticales lanzados por los medios de comunicación.

El resultado de todo este proceso es una situación prácticamente irreversible para los portales españoles: caen en los rankings de audiencia, sus marcas se han vuelto irrelevantes y sólo han podido sobrevivir gracias al repunte de la publicidad durante los dos últimos años.

Terra casi ha desaparecido engullida en su casa matriz Telefónica, integrada en Imagenio y con una desbandada de personal. La gente de Imagenio y de la propia Telefónica es ahora la que controla Terra, para lo que no se ve una salida clara a pesar de haber sido la única en apostar tímidamente por los contenidos y algo por la comunidad con su vano intento en PixBox.

Ya.com parece estar en venta por trozos (se rumorea que está cerrada una venta de Viajar.com a Iberojet, y llevan tiempo buscando salida a Finanzas.com), y se ha producido recientemente el desembarco de los alemanes de T-Online, dispuestos a dirigir personalmente el negocio para convertirlo ya oficialmente en una teleco, terminando de destruir lo poco que queda del área de portales de la compañía. De hecho esta semana se ha comunicado a los empleados una amplia reestructuración en la que salen algunos históricos de la compañía, se elimina el departamento de marketing, y los alemanes toman el control de los puestos más importantes.

En el caso de Wanadoo, reconvertida hace poco en Orange, su portal se ha convertido casi por completo en una página corporativa con ofertas de los servicios de telefonía (móvil, fija, Internet) de la compañía, y hace muchísimo tiempo que no hace ningún movimiento interesante en materia de servicios, contenidos o comunidad.

En todos los casos parecen haber tirado la toalla y la verdad es que les quedan pocas salidas. La única viable y de futuro, en mi opinión, sería una venta o acuerdo estratégico con alguna compañía de medios de comunicación (Prisa, Vocento, Planeta, Zeta...), que seguro verían con buenos ojos una alianza de sus ediciones digitales con un gran portal que puede aportar aún una cantidad de tráfico relevante y algunos servicios de interés, y aumentar su volumen de público joven. Por si fuera poco, el acuerdo podría integrar la venta cruzada de servicios de la propia telco, para añadir una línea de ingresos más a los medios online.

Este tipo de acuerdo ha pasado por la cabeza de todos los implicados, y me consta que incluso ha habido conversaciones cruzadas en ese sentido en muchas ocasiones, pero nunca se ha acabado de concretar nada. Pero es una cuestión de tiempo: cuanto más tiempo pase, peor lo tendrán los portales y más fuertes serán los grupos de medios, así que más les vale darse prisa si quieren negociar un acuerdo interesante. Seguro que 2007 será el año. Quizá así aún pueda salvarse algo de la debacle.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ay, cuánta razón tienes .... es una pena ver proyectos que pudieron haber sido y se quedan en nada o peor... y una pena ver como el principio de Peter sigue inamovible :-)

Ferreira dijo...

Pues sí, es una verdadera pena porque en esto, como en tantas otras cosas, al final son los americanos los que se llevan el gato al agua. Y luego presumimos de ser creativos...

En cuanto al principio de Peter, por desgracia no es patrimonio de los portales, es algo que se puede encontrar en todas las empresas. Una lástima...