martes, octubre 28, 2003

INTERNET Y TELEVISIÓN, CADA VEZ MÁS CERCA

Por Miguel A. Díez Ferreira.

Algo de lo que apenas hemos hablado aquí, pero que sin duda ronda por las mentes de todos los que nos dedicamos a Internet, es el cada vez mayor parecido que la Red tiene con la televisión. Creo que a estas alturas todo el mundo tiene claro que la Red y la TV son mundos que convergen a toda velocidad, y que al final no tendremos ni una cosa ni otra sino una mezcla bien combinada de ambas (con algunos ingredientes extra como la movilidad).

Las muestras de que eso es así son cada vez mayores. Al inminente Imagenio de Telefónica se unen otros muchos proyectos multimedia, o portales de banda ancha, o televisiones con acceso a la Red. El último apunte en este sentido viene de AOL, que ha decidido lanzar en la Red un programa de noticias deportivas, al más puro estilo televisivo y con producción de la CNN.

El de AOL no es un caso aislado: esto cada vez se da más. En Yahoo!, por ejemplo, ya ofrecen en España una base de datos con más de 1.600 vídeos musicales gratuitos listos para ver en cualquier momento. Y estas pequeñas píldoras audiovisuales se replican por doquier en la Red, donde la presencia del audio y del vídeo ya son constantes.

Y no se trata sólo de la emisión de vídeos o incluso programas de televisión por Internet. La forma de trabajar en los grandes portales y medios online se parece cada vez más a una televisión. Se emiten los contenidos según determinados patrones horarios y según los días, y buscando a un público objetivo determinado; se habla de audiencias y no de usuarios, y se mide la misma con paneles como en la televisión; la publicidad es cada vez más audivisual, y mucha publicidad de TV se emite ya por Internet en diferentes formatos y adaptaciones. En resumen, Internet está dejando de parecerse a un periódico, que es lo que era en sus inicios, y se acerca rápidamente al formato televisivo en todos sus aspectos.

Incluso es probable que ya no nos quede mucho para que podamos ver prácticas de contraprogramación en la Red. Aunque aún no sabemos cómo se producirá eso en un medio en el que los horarios no tienen tanta importancia, porque no es el emisor el que decide cuando consumir la información: esa decisión, a diferencia de en la tele, sigue y seguirá estando en manos del internauta. ¡Por suerte!

¿Comentarios?

No hay comentarios: