sábado, agosto 30, 2003

MICROSOFT CORTA SUS COMUNICACIONES CON OTROS MESSENGERS

Ayer me enteré (gracias Vicente) de que Microsoft está dispuesto a cortar por lo sano sus protocolos de comunicación con los messengers de terceras partes. Estos protocolos permitían a terceras empresas crear programas de mensajería online capaces de comunicar a los usuarios de MSN Messenger con otros programas similares. Así, la nueva versión del MSN Messenger no se comunicará con otros "mensajeros" del mercado como por ejemplo el TOM de T-Online u otros sistemas que ejercen de integradores de mensajería.

La noticia no es de hoy, pero al salir en medio de agosto ha pasado relativamente desapercibida para la mayoría de la gente. La novedad la recogió Infoworld el 19 de agosto y suscitó el debate en Barrapunto. El 15 de octubre como fecha límite Microsoft obligará a sus usuarios a actualizar sus messengers, y a partir de ahí se acabó la comunicación con terceras partes.

La razón del cierre es obvia: Microsoft se siente ya lo suficientemente fuerte y poderoso en el mundo de la mensajería online, y ya no necesita de compañeros de viaje para luchar contra el número uno mundial: AOL, su gran rival en la Red. Ahora Microsoft cree que puede seguir solo y para eso nada mejor que dejar morir a los que le han ayudado a llegar a ese lugar de privilegio. Es lo que ha hecho siempre y en casi todos los mercados en los que se ha metido: crecer gracias a ofrecer servicios gratuitos y haciendo alianzas con otros actores, hasta conseguir el tamaño suficiente que le permita convertirse en la práctica en un monopolio. O al menos hasta ser tan fuerte como su máximo competidor para, posteriormente, tratar de quitárselo de en medio como sea.

En cualquier caso el paso está dado, y deja heridos de muerte a los programas que ejercían de agregadores de mensajería, como el citado TOM, los messengers de Terra y Tiscali y otros muchos, basados la mayoría en programas creados en Israel.

Todos estos programas se crearon bajo la base del tradicional "buen rollo" de la Red, pensando que lo importante era la comunicación global y no tanto los beneficios empresariales, y buscando la creación de un estándar de comucanición abierto entre mensajeros. Se equivocaron, porque la realidad empresarial y el negocio han terminado por imponerse sin remedio: AOL primero, como líder del sector, se negó en redondo a permitir la comucación abierta y la creación de un estándar, y ahora Microsoft, gordo y fuerte, hace lo mismo.

Lo que más duele de Microsoft no es lo que ha hecho, sino el hecho de que durante años criticó a AOL precisamente por eso mismo, y fue uno de los defensores del estándar abierto. Pero una vez conseguido su objetivo ha olvidado todo eso y hace lo mismo que AOL: proteger su posición dominante.

Lo peor es que mucho me temo que cualquier otra empresa en su lugar hubiera hecho lo mismo. Y al final, como de costumbre, les toca perder a los usuarios, que no tienen ninguna culpa de la voracidad empresarial. Consolémonos al menos con que, por el momento, los servicios de mensajería seguirán siendo gratuitos. La cuestión es: ¿por cuanto tiempo?

¿Comentarios?

No hay comentarios: